Apple avisa a los desarrolladores: deben dejar claro al usuario que está siendo grabado o serán expulsados de la App Store

Apple avisa a los desarrolladores: deben dejar claro al usuario que está siendo grabado o serán expulsados de la App Store

Publicidad

Recientemente hemos visto cómo una serie de apps populares utilizaban diferentes métodos para "grabar" la pantalla de los usuarios sin su permiso en el iPhone para análisis de uso. Una práctica que desde luego no se ha visto con buenos ojos y Apple ha decidido tomar medidas: los desarrolladores que usen este tipo de herramientas en sus apps serán expulsados de la tienda si no avisan de ello.

Glassbox es una herramienta para desarrolladores que permite tomar capturas de pantalla de mientras se está utilizando la app. En principio está desarrollada para que los desarrolladores sepan cómo interactua un usuario y obtener feedback para mejorar la app. En principio, ya que decenas de apps han sido "pilladas" utilizando esta función para mermar a privacidad del usuario. Además, los datos recopilados no se almacenaban de forma segura.

Sin consentimiento explícito no se puede recopilar datos

Según ha informado Apple a TechCrunch, estas prácticas ya no estarán permitidas. Apple les ha pedido a los desarrolladores que o eliminan el código de este tipo de APIs o muestran adecuadamente que está integrado en sus apps para que los usuarios sepan que están siendo grabados. Un portavoz de Apple comentó lo siguiente:

Proteger la privacidad del usuario es primordial en el ecosistema de Apple. Nuestras pautas de revisión de la App Store requieren que las aplicaciones soliciten el consentimiento explícito del usuario y brinden una indicación visual clara al grabar o realizar un registro de la actividad del usuario. Hemos notificado a los desarrolladores que infringen estos estrictos términos y pautas de privacidad, y tomaremos medidas inmediatas si es necesario.

iPhone

El uso que se ha hecho de esta herramienta se balancea en la línea de lo legal e ilegal en la App Store. Por un lado este tipo de APIs son comunmente usadas por los desarrolladores para mejorar sus apps, especialmente en versiones en beta. Por otro lado sin embargo, pueden ser aprovechadas de forma que se registre todos los pasos que hagan los usuarios, incluso para recopilar datos sensibles como contraseñas y datos bancarios. Esto último es lo que no se permite y para acabar con ello a partir de ahora la app tendrá que indicar claramente que hace uso de estas herramientas.

Vía | TechCrunch

Temas
Publicidad
Inicio