Los tests preliminares lo confirman: el chip A11 Bionic funde a toda la competencia (incluso a los MacBook Pro)

Los tests preliminares lo confirman: el chip A11 Bionic funde a toda la competencia (incluso a los MacBook Pro)

Publicidad

Las palabras que esperas leer cuando te informas del procesador que equipan los nuevos iPhone son las clásicas: más núcleos, más potencia, más eficiencia en menos consumo. Y son precisamente las que tenemos. El A11 Bionic cuenta con 6 núcleos, dos de ellos dedicados a tareas de alto rendimiento un 25% más potentes que en el A10 Fusion. Y los otros cuatro núcleos, un 70% más rápidos.

Pero lo que sorprende de verdad es cuando realmente pones los resultados de esas mejoras en las pruebas de GeekBench. Y sobretodo, cuando comparas esos resultados con los de otros procesadores. Los otros procesadores móviles se han quedado tan atrás que ya hay que coger los Core i5 y Core i7 para poder contrastar las cifras en condiciones.

En este tuit tenéis un ejemplo: El A11 Bionic supera en rendimiento de núcleo simple a un MacBook Pro de 2015, y roza el rendimiento de varios núcleos de ese mismo ordenador. Otros resultados dan cifras ligeramente más reducidas pero igual de preocupantes para Intel, que ve como un iPhone empieza a igualar el rendimiento de sus procesadores de portátil:

Tengamos en cuenta el contexto, pero también las posibilidades

A11 Bionic

Estas cifras son desde luego sorprendentes y nos dejan entrever un futuro brillante para los procesadores móviles de Apple en el futuro: ¿qué potencia podríamos ver en un A11 sin todas las restricciones que impone la batería del iPhone? Pero al mismo tiempo hay que tener en cuenta algunos factores como la diferencia entre las arquitecturas ARM y x86.

Los procesadores Intel Core tienen que ejecutar instrucciones más complejas, mientras que los ARM realizan operaciones más básicas. También tenemos que mencionar los coprocesadores con los que Apple complemente sus CPU, que aligeran y optimizan el trabajo que hacen esos núcleos.

¿Qué procesadores son los que vamos a ver el año que viene? ¿De qué serán capaces?

Pero aún así, incluso contando esos coprocesadores en conjunto hay que decir que la potencia del A11 es desde luego una de las noticias más impactantes de los nuevos iPhone. Y si ya andamos con comparaciones entre iPhones y MacBook Pro, ¿qué procesadores son los que vamos a ver el año que viene? ¿De qué serán capaces?

¿Veremos por fin ese iPhone cumpliendo las funciones de ordenador como ya intenta hacer Samsung con su sistema Dex? Permitirá este aumento de rendimiento brutal un cambio de paradigma en lo que quiere Apple que compre el usuario base? Veremos qué es lo que ocurre.

En Applesfera | Desde el Apple Park: primeras impresiones del iPhone 8, iPhone X, Apple Watch Series 3

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio