Pippin, así fue la otra aventura de Apple en el mundo de los videojuegos

Pippin, así fue la otra aventura de Apple en el mundo de los videojuegos

Publicidad

Desde los primeros rumores sobre un renovado Apple TV hace varios años, todo apuntaba a que la compañía quería dar un nuevo enfoque a los videojuegos dentro de su nuevo set-top-box. Todos los elementos estaban ahí, es decir, iOS 9, Metal, nuevo mando, compatibilidad con gamepads de terceros, en fin. Llegó el anuncio del Apple TV a finales de 2015 y sí, mencionaron algo respecto a los videojuegos, pero no era lo que muchos esperaban.

Esto nos hizo recordar uno de los pasajes más tristes y memorables en la historia de Apple, la consola Pippin, ¿Pippin? ¿Consola? ¿Apple?. Sí, aunque no lo crean, Apple hizo un intento (fallido) por entrar en el mundo de las consolas de videojuegos, y en esta ocasión daremos un repaso a unos de los dispositivos más "curiosos" en la historia de la compañía.

El BOOM de los videojuegos donde Apple quería participar

Era 1995 y los videojuegos empezaban a despegar, ya existían grandes apuestas como la SNES de Nintendo y la SEGA Genesis, pero ese año llegaría la nueva generación de consolas y Apple estaba preparado para ello. Desde 1994 se aliaron con Bandai para el desarrollo de lo que sería la primera consola de Apple Computer, con la que querían aprovechar ese boom, ya que los rumores de una consola por parte de Sony sonaban muy fuerte.

2560 3000 1

De esa nueva generación, la primera en llegar durante el mes de mayo de 1995 fue la SEGA Saturn, en septiembre Sony confirmaba los rumores y lanzaban su Playstation, debido a esto, Apple apresuraba su lanzamiento para ganarle a Nintendo y salir ocho días antes que Sony, y anunciaban Pippin. Un año después, en septiembre de 1996, llegaba la Nintendo 64 y el mercado de los videojuegos quedaba así: SEGA, Sony, Apple y Nintendo, bueno, y la Atari Jaguar que había sido lanzada a finales de 1994.

Hay que destacar que sólo estamos hablando de fechas en los Estados Unidos, ya que si metemos a Japón las fechas cambian un poco. Finalmente, esa generación la ganó Sony, con unas cifras de ventas de locura, que llevaron a la quiebra a SEGA y acabaron con el sueño de Apple.

¿Consola u ordenador? ¿jugar o educar?

Apple apostó fuerte por Pippin, que llegó con especificaciones muy atractivas para su generación. Contaba con procesador PowerPC 603e a 66 MHz y 6 MB de memoria compartida entre RAM y vídeo, 2 puertos serie para conectar accesorios, slot de expansión PCI, módem integrado de 14.400 bps, salida de vídeo de 640 x 480 píxeles de resolución con colores de 16 bits, compatible con PAL y NTSC, y finalmente un lector de CD-ROM 4X.

Todo esto era impulsado por una versión adaptada de Mac OS 7.5.2, que la hacía compatible con muchos de los juegos de Macintosh, inclusive el día de su lanzamiento, salió con un catálogo de 18 juegos, catálogo que durante 1996 llegó hasta los 30 juegos, en su mayoría basados en licencias de Bandai, como Dragon Ball, o programas educativos.

450 1000

Lamentablemente no contaban con el apoyo de los grandes desarrolladores, y uno de los errores más grandes fue venderla como la primera consola con funciones de ordenador, lo que hizo que la gente se confundiera y eligiera otras opciones. Otro error fue el enfoque en educación, algo que la generación de esa época condenó de forma severa, porque ellos sólo querían una consola para divertirse, no para aprender, "para eso estaban los libros".

Pippin era compatible con una amplia gama de accesorios, entre los que se encontraban el primer mando inalámbrico a través de puerto infrarrojo, un módulo para vibración, un dock para floppys, teclados, módems externos de hasta 33.6 kbit/s, módulos de memoria externa de 2, 4, 8, 16 MB, así como adaptadores para conectarla a un Macintosh.

Parte de las ventajas de tener Mac OS como sistema operativo, es que le permitía instalar programas desde diskettes, o navegar en internet, porque sí, también tenía su propio navegador.

Dos años, sólo dos años duró el sueño

Apple y Bandai apuntaron alto, el precio de salida de Pippin fue de 599 dólares, las compañías pronosticaban ventas por 300.000 unidades para el cierre de 1995, pero la Playstation de Sony tuvo un precio rompedor de 299 dólares y nadie esperaba que tuviera un éxito arrollador.

Bandai había invertido 100 millones de dólares sólo en publicidad, y los sueños de tener una consola empezaban a desaparecer. Para el inicio de 1996 sólo habían vendido 10.000 consolas, lo que hizo que ambas compañías decidieran cortar la producción para quedarse en las 100.000 unidades.

Para inicios de 1997 era oficial, Pippin había sido un gran fracaso, potenciado por el lanzamiento de la Nintendo 64 y el buen ritmo de ventas de Playstation. Así que Apple decide descontinuar la consola que hasta ese momento sólo había vendido 42.000 unidades entre Japón y Estados Unidos.

Una bonita pieza de museo

Al día de hoy, Pippin ocupa el puesto número 22 de la lista de los peores productos de tecnología de todos los tiempos, según PC World. Y representa uno de los grandes fallos tanto para Apple como para Bandai, quienes perdieron cerca de mil millones de dólares por la apuesta en Pippin.

Algunos coleccionistas han conseguido algunas consolas Pippin, nuevas en unos 700 dólares, mientras que en eBay se puede conseguir una en promedio por 300 dólares.

278619 Front

Han pasado más de 20 años desde que Apple intentó entrar en el mercado de los videojuegos, y hoy en pleno 2017 el mercado es claramente otro. El Apple TV sigue siendo principalmente un dispositivo para ver contenido, aunque su potencia gráfica ha aumentado considerablemente y permite jugar a juegos muy avanzados. A pesar de ello, sigue sin traer de serie un mando para jugar.

En Applesfera | Análisis Apple TV 4K (2017), el nuevo Lord Comandante de vuestro salón.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio